sábado, 29 de agosto de 2015

Hablemos de "Nuestro peor enemigo", que ya toca

 
No soy George RR Martin... y por ese motivo, en comparación, tal vez perdais en calidad y complejidad cuando leeis una de mis novelas, pero la ventaja es que no teneis que esperar lustros, a veces literalmente, para el siguiente libro. Es por ese motivo que, aunque aún queda un tiempo hasta que siquiera comience a escribirlo, tan solo unos tres meses tras publicar Orígenes III ya pueda comentaros algo sobre lo que veremos en "Nuestro peor enemigo", libro que concluirá la saga "Crónias Zombi". Venga, repasemoslo punto por punto, que vengo calentito:

jueves, 20 de agosto de 2015

Futuros proyectos

Esta entrada no se limita a esta saga de libros, por eso está repetida en todos los blogs dedicados a mis libros por igual, y es que a todos ellos afecta. De cara a manteneros bien informados sobre futuras publicaciones y proyectos, me parecía el momento de anunciar cuales serán esos futuros proyectos en los que estoy trabajando, o trabajaré en el futuro próximo. ¿Te interesa? Si la respuesta es sí, veamos qué viene a continuación.

domingo, 16 de agosto de 2015

ORÍGENES: Capítulo 40: Maite




CAPÍTULO 40: MAITE



Luis rompió de un tirón la camiseta cubierta de sangre que cubría a Isabel, que había caído al suelo abatida después del disparo de Irene. Sólo ese gesto bastó para que acabara con las manos empapadas en sangre, y no fue difícil darse cuenta de que la cosa no tenía buena pinta. Su hija se arrodilló a su lado para ayudar con los ojos anegados en lágrimas, mientras que Diana, Eduardo y Ramón, con sus armas al hombro, saltaron sobre los cadáveres de los hombres muertos y se aproximaron con precaución a la puerta por la que Irene y el resto de su gente habían salido huyendo, por si se les ocurría volver con refuerzos.
Pero todo eso me daba igual, lo único que me importaba era que Clara estaba conmigo, en mis brazos, viva y a salvo por fin… o tan a salvo como estábamos los demás al menos. Todo el miedo y la angustia que había sentido hasta llegado ese momento explotaron en forma de lágrimas que me corrieron por las mejillas. Me daba igual que eso no fuera propio de la líder fuerte que tenía que demostrar ser frente a los demás, era mi hija, joder, tenía derecho a un momento de debilidad por ella.

sábado, 15 de agosto de 2015

ORÍGENES: Capítulo 39: Irene




CAPÍTULO 39: IRENE



—No me gusta nada que vayas a ir a eso. —refunfuñó Ingrid, la hermana de Emilio, cuando nos reunimos a las puertas del muro que rodeaba el pueblo los que íbamos a partir para combatir a los espectros en su propia casa.
Tras una noche tranquila, en la que pude descansar en condiciones en mi nuevo hogar, que para ser una humilde casa de pueblo no estaba nada mal, tuve que dejar a Guille a su cargo hasta que estuviéramos de vuelta. Como en el antiguo mundo había sido psicóloga, ella se hacía cargo de los huérfanos de la comunidad, y Lidia, la guerrera salvaje, también dejo a su hija Arancha a su cuidado durante su ausencia.
—No digas tonterías —replicó Emilio—. Tú también deberías coger un arma y venir con nosotros, ¿verdad Irene?
A primera hora de la mañana comenzaron a repartirnos las armas con las que atacaríamos a esos seres. Oficialmente había pasado a formar parte de la milicia, de modo que recibía órdenes de Eric, el capitán de los milicianos. De sus manos recibí un rifle, una pistola y un machete… nunca había tenido tantas armas encima, y lo cierto fue que me abrumó un poco ver cómo me preparaban para participar en una guerra.
—Alguien tiene que quedarse a cuidar del fuerte. —replicó ella sonriendo con tristeza. Ingrid era una mujer alta, delgada, de rostro alargado y cabello color caoba, y al igual que Emilio, pertenecía al pequeño grupo encabezado por Dávila que originalmente fundó esa comunidad y ayudó a la creación de varias más.
—Tú te lo pierdes… bueno, será mejor que vaya a ver a Eric, por si necesita algo. Adiós, hermana, te veré a la vuelta. —dijo Emilio antes de meterse entre la multitud.

domingo, 9 de agosto de 2015

ORÍGENES: Capítulo 38: Gonzalo


CAPÍTULO 38: GONZALO



Cuando desperté, la cabeza me daba auténticas vueltas de campana. Al principio no fui capaz de recordar del todo bien qué había pasado, pero enseguida a mi mente comenzaron a regresar varias imágenes de lo ocurrido, gracias a las cuales comprendí la grave situación en la que me encontraba. Recordaba haber estado buscando objetivos contra los que disparar durante el ataque al campamento, pero con poco éxito. La oscuridad, la velocidad de los espectros y el peligro de acertar a alguno de los nuestros por error hacían difícil conseguir un buen disparo… y entonces, un pequeño grupo me atacó por la espalda. Vi a Isabel correr a ayudarme durante mi forcejeo con uno de ellos, pero me golpearon en la cabeza y caí inconsciente. El golpe que me tumbó debía ser el motivo por el que sentía un dolor punzante en todo el cráneo.
No podía ver nada porque tenía una venda de tela cubriéndome los ojos, también me encontraba amordazado y atado con las manos a la espalda con unas cuerdas muy apretadas… pero no me pasó por alto el intenso olor a sangre, orina y heces humanas que lo impregnaba todo. Podía escuchar también murmullos asustados a mi alrededor, aunque no sabía a quién pertenecían.

domingo, 2 de agosto de 2015

ORÍGENES: Capítulo 37: Irene




CAPÍTULO 37: IRENE



—Dios… —murmuró Marisol cubriéndose la cara con las manos en un gesto de dolor.
Apenas estaba amaneciendo cuando nos pusimos en marcha de nuevo, y subidos todos en los camiones continuamos carretera adelante nuestro trayecto. Sin embargo, media hora más tarde tuvimos que detenernos cuando nos topamos con el escenario de una auténtica masacre.
Una pequeña agrupación de casas construidas junto al cauce de una acequia había sido el refugio elegido por un grupo de personas para alojarse, tal vez confiando en que la distancia con los núcleos urbanos y la robustez de las viviendas sirvieran de escondite en el que mantenerse alejados de los muertos vivientes… pero no les había servido para nada a la hora de la verdad. Los cadáveres de al menos diez personas yacían tirados de cualquier manera sobre el suelo, desangrados hasta el punto de que la tierra a su alrededor se había teñido de rojo.
Observé la escena desde el camión con cierta aprensión… quien provocara eso no había tenido piedad ni de las mujeres ni de los niños, que habían sido sometidos a toda clase de mutilaciones y desfiguraciones.

domingo, 26 de julio de 2015

ORÍGENES: Capítulo 36: Judit




CAPÍTULO 36: JUDIT



Introduje apresuradamente el código en el teclado para abrir la puerta del laboratorio y poder adentrarme en sus profundidades. Desde una pantalla de plasma, el doctor Castedo del Centro Nacional de Inteligencia observaba toda la estancia como si del Gran Hermano se tratase. Bajo él, atado en una camilla, se encontraba BX00157, también conocido como Francisco Gonzalvez, un sujeto cuya transformación en muerto viviente habíamos documentado desde el momento de la infección hasta el de la resurrección. Aquel laboratorio no había sido siempre así, pero habían pasado tantas cosas importantes en los últimos tiempos que me había visto obligada a modificarlo para que pudiera albergarlas todas.
—¡No pienso quedarme aquí mientras mi novia está en manos esos seres! —protestó un Francisco diferente frente a los rescoldos de la hoguera.
—Hijo, no vas a ir a jugarte la vida por esa chica, no seas idiota. —replicó su madre.
Ya había buscado por toda la facultad lo que quería encontrar sin éxito, así que aquel laboratorio en los sótanos de la misma eran los últimos lugares que me quedaba por investigar. El doctor se me quedó mirando mientras me acercaba a la puerta doble que daba al pasillo, pero no dijo nada… hacía mucho tiempo que no tenía nada que decirme que mereciera la pena ser recordado.